José Buenaventura Durruti Dumange

BuenaventuraDurruti[1]José Buenaventura Durruti Dumange

León 1896 – Madrid 1936

Anarquista español miembro en un primer despertar ideológico de la UGT y después de la CNT que se convirtió por su trayectoria y por la forma en que murió en el icono anarquista de la época.

Nacido en una familia obrera comenzó a trabajar a los 14 años como mecánico de maquinaria industrial. Afiliado a la UGT desde 1912 es expulsado por sus posiciones revolucionarias afiliándose en 1920 a la CNT, organización más próxima a sus ideales. A partir de  1922 desde un grupo que se denomina “Los solidaros” realiza varios atracos, el más importante al Banco de España de Gijón. Huyo a Argentina y recorrió varios países latinoamericanos “consiguiendo” recursos para la causa anarquista. Pasa a Francia donde es detenido por sus actividades delictivas en España, liberado, regresa a España en 1931 integrándose en la línea de la FAI (contraria a la República). El gobierno republicano lo deporta a Guinea y Canarias por su participación violenta en insurrecciones anarquistas.

En la Guerra Civil es protagonista indiscutible en la defensa inicial de Barcelona con su compañero Francisco Ascaso (que murió en dicha defensa). Controlada la ciudad se crea el Comité Central de Milicias Antifascistas de Cataluña, órgano que tendrá el gobierno efectivo de Cataluña y que es controlado (al menos al principio) por los anarquistas.

Durruti, controlada ya Barcelona, decide ponerse al mando de una columna y liberar Zaragoza, la mala formación de la columna y su escasa previsión logística sumada a la falta de suministros a la que es sometida por parte principalmente de los comunistas que la ven con desconfianza, provocan que su actuación sobre Aragón se limite a marchar sobre pueblos, colectivizar propiedades y conseguir y reclutar mercancías y personal para su causa.

En noviembre llega a Madrid para contener la ofensiva rebelde, su columna no está a la altura provocando varios reveses a la defensa republicana en la Ciudad Universitaria y el Clínico. El 19 de noviembre a pocos metros del frente una bala perdida (o no tanto según las versiones) hiere de muerte a Durruti, trasladado al hospital instalado en el Hotel Ritz morirá al día siguiente.

Sobre su muerte se especula si fue un disparo enemigo, de algún comunista (entre los que no era muy popular), un disparo propio accidental e incluso de alguno de sus propios hombres. También se dice que sus últimas palabras fueron: “demasiados comités…”

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Personajes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s