Batalla de Teruel

15 de diciembre de 1937 – 22 de febrero de 1938

Se trató de una ofensiva republicana que en un primer momento consiguió controlar la ciudad aunque el tiempo que invirtió y el coste de la conquista fueron excesivos además de que el resultado final fue desastroso.

La decisión de atacar Teruel se debió fundamentalmente a la necesidad de alejar a los rebeldes del frente de Madrid, el Estado Mayor Republicano tuvo conocimiento de la preparación de un ataque sobre la capital una vez que los rebeldes ya habían liquidado el Frente del Norte. Teruel se vio por parte de los republicanos como un objetivo alcanzable al estar ya parcialmente rodeado y bajo de defensas.

Por parte de los republicanos participó en la batalla el Ejército de Levante comandado por Hernández Saravia dividido en tres cuerpos de ejército: el XVIII denominado Columna Sur bajo el mando del Coronel Fernández-Heredia (Divisiones 34ª y 64ª), el XX del Coronel Menéndez López denominado Columna del Centro (Div. 40ª y 68ª) y el XXII del Coronel Juan Ibarrola que sería la Columna Norte (Div. 11ª y 25ª). También concentraron numerosa artillería y tanques y más de un centenar de aviones. El frente previsto superaba los 50 kilómetros.

Los rebeldes contaban dentro de la ciudad con la 52ª División bajo el mando del Coronel Domingo Rey d’Harcourt. Posteriormente las fuerzas rebeldes aumentaron incluyendo un buen número de  piezas artilleras así como tanques Panzer I. En lo que al aire se refiere el número de aparatos fue similar al republicano incluyendo a la Legión Cóndor.

El 15 de diciembre, nevando y sin ataque artillero, la 11ª División de Líster conquista Concud y el 17 se cierra el cerco sobre Teruel incluyendo una importante posición estratégica, La Muela.

Los defensores van cediendo posiciones y se repliegan hacia el interior de la ciudad. El 19 se combate ya en la propia ciudad. La sorpresa es la tenaz resistencia de los defensores. El 22 de diciembre, se lucha en la Plaza del Torico. Los defensores se atrincheran en algunos edificios de la ciudad causando más bajas de las esperadas a los asaltantes. La artillería republicana azota ahora los edificios de la ciudad, el intenso frío hace aún más duras las ya difíciles condiciones en las que se lucha en Teruel. Desde el 23 Franco ya ha decidido no perder Teruel cambiando sus planes sobre el ataque a Madrid por Guadalajara.

El 25 de diciembre los republicanos controlan prácticamente toda la ciudad, los rebeldes aguantan en 3 edificios, el Convento de Santa Clara, un seminario y la Comandancia Militar.

El contrataque franquista comienza el 29 de diciembre. Se contacta con Rey d’Harcourt para que resista a toda costa hasta la llegada de refuerzos. Varela y Aranda son los encargados de recuperar Teruel. Los ataques consiguen retrasar las líneas republicanas pero no tanto como para llegar a Rey cuya situación es desesperada, el 31 de diciembre los franquistas llegan a La Muela, los bombardeos sobre los republicanos ahora serán más eficaces. Las ventiscas del 31 y 1 de enero provocan la suspensión de los bombardeos de la Legión Cóndor. Entre el 31 de diciembre y 1 de enero se produce el abandono por parte de algunas unidades republicanas de sus posiciones, sin embargo, no los asediados ni los rescatadores se dan cuenta con lo cual no aprovechan esta situación, a las pocas horas las posiciones vuelven a ser ocupadas sin que se produjera ningún cambio en la situación de unos y otros. El frío extremo (-18º) provocó la paralización de las operaciones, los motores se congelaban y las ropas de los soldados, especialmente la de los rebeldes no era la más adecuada. La nieve aisló a unas unidades de otras haciendo en ocasiones imposible  la comunicación en ambos bandos. El día 1 de enero, termina la defensa del Convento de Santa Clara, el 2 el General Saravia ordena la voladura del Puente de Hierro, el día 3 cae la Comandancia Militar. Se lucha únicamente ya en el seminario, sus defensores, sin agua, medicamentos y apenas alimentos y munición aguantarán hasta el día 8 de enero cuando el Coronel d’Harcourt se rinde junto al Obispo de Teruel Anselmo Polanco a los republicanos, este gesto irritó profundamente a Franco a pesar del gran esfuerzo realizado por el coronel. Teruel fue la única capital de provincia reconquistada a los rebeldes. La población civil fue evacuada y Teruel se convirtió en una plaza fuerte. Su defensa fue encargada al XXII Cuerpo de Ejército.

El General Dávila al mando de tres cuerpos de ejército, ya sin la presión del rescate inicia la contraofensiva. El 17 de enero, Aranda y Varela tras intensos combates aéreos y fuerte preparación artillera por parte de los italianos, rompen el frente. El 19 de enero entran en juego los internacionales del General Walter (35ª Div. Internacional) manteniendo duros combates a las afueras de Teruel. El 22 los rebeldes controlan la margen izquierda del Turia. Los republicanos empiezan el repliegue.

El cansancio entre los republicanos es patente y los casos de insubordinación también, destaca el capítulo que protagonizó la 84ª Brigada Mixta que pasaron de ser héroes a villanos en poco tiempo, tras destacarse en la toma de Teruel y encontrándose de descanso, es reclamada de nuevo a la lucha tras la ofensiva franquista negándose a reemplazar a una unidad en combate. El castigo fue ejemplar, fueron ejecutados tres sargentos y cincuenta soldados.

El 25 de enero el General Saravia ataca en el norte de la ciudad para quitar presión a otros sectores, el objetivo es Singra en la carretera de Zaragoza, el asalto es rechazado. El intenso frío continua dificultando las operaciones en ambos bandos.

Ya en febrero, una ofensiva franquista consigue romper el frente republicano por el río Alfambra. El 5 de febrero los rebeldes asaltan la retaguardia republicana, Monasterio con su caballería arrolla a los republicanos, importante también es el ataque aéreo sobre unas ya debilitadas tropas republicanas muy desgastadas. El 7 de febrero la victoria es total y el 8 los rebeldes establecen las nuevas líneas a lo largo del Alfambra. La derrota del Alfambra fue la puerta a la retirada de Teruel.

El último ataque comienza el 17 de febrero, Yagüe cruza el Alfambra. El 19 entra en juego el V Cuerpo del Ejército Republicano de Modesto. Los republicanos contraatacan para detener la ofensiva franquista. El 21 Teruel queda totalmente cercado, dentro de la ciudad esta vez está la 46 División del Campesino… Tras la caída de Teruel el 22 de febrero El Campesino acusa a Modesto y a Líster de haberle abandonado y estos al Campesino de deserción abandonando a sus tropas. La realidad es que en Teruel quedaron abandonados los heridos así como una gran cantidad de material bélico.

Teruel resultó ser una durísima y sangrienta batalla de desgaste para ambos bandos pero como casi en todas las batallas de la guerra con peores consecuencias para la República  que para los franquistas.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Episodios destacados y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s