Francisco Franco Bahamonde

Ferrol, La Coruña 1892 – Madrid 1975Resultado de imagen de franco

Francisco Paulino Hermenegildo Teódulo.

Hijo de un capitán de la armada, al cumplir los 12 años entra con su hermano y su primo en una academia para preparar su ingreso en la armada, su hermano lo conseguirá pero su primo y él entrarán en la Academia Militar de Infantería de Toledo en la que se graduará con el puesto 251 de 312 cadetes.

Su primer destino (que no su petición) fue en Ferrol donde cumplió dos años hasta ser aceptado para servir en África donde pasó 10 años y medio llegando a general, el más joven de Europa.

En Oviedo conocerá a su futura esposa Carmen Polo, tocándole en este destino sofocar las revueltas mineras de 1917. En 1920 Millán Astray le propuso ser su segundo en el cuerpo recién formado por él mismo, la legión, Franco aceptó volviendo de nuevo a África. Tras la destitución de Millán Astray al mando de la legión y de la muerte de su sucesor el Teniente Coronel Valenzuela, Franco asciende a teniente coronel y asume su mando.

En 1923 se casa con Carmen Polo siendo su padrino Alfonso XIII que no acudió a la boda y en cuya representación actuó el gobernador militar de Oviedo.

En 1927 se encarga a Franco la dirección de la recientemente creada (segunda época) Academia Militar de Zaragoza. Con la llegada de la República, Franco estuvo tentado de socorrer a Alfonso XIII con sus cadetes, sin embargo, hizo un llamamiento a la serenidad y tranquilidad hacia el nuevo régimen. Tres meses después, Azaña, Ministro de Defensa, cierra la Academia de Zaragoza, en el discurso de clausura, Franco, critica las medidas de Azaña lo que le supone una situación de disponibilidad forzosa durante ocho meses hasta su incorporación en febrero de 1932 a un destino en La Coruña.

En julio de 1932, un mes antes de la Sanjurjada, se produce una reunión secreta entre Sanjurjo y Franco en la que el primero pide apoyo para su futuro golpe, Franco parece ser que no dio su apoyo pero tampoco negó una posterior adhesión al mismo.

En febrero de 1933 tras una queja de Franco a Azaña, es destinado a Baleares, en la práctica un ascenso, recompensa por no apoyar la Sanjurjada y atraer su lealtad a la República.

Tras las elecciones de 1933 que dan el gobierno a la CEDA, Franco es ascendido   a general de división (marzo de 1934). Franco era un valor en alza para la derecha española, desafecto a la República y sobre todo alejado de posiciones izquierdistas. El 4 de octubre estalla una insurrección por distintas partes del país pero de especial virulencia en Asturias. Franco es requerido a coordinar las operaciones para sofocarla, Yagüe es puesto al mando de las operaciones para las que se hace venir a 18.000 soldados de África entre legionarios y regulares que se suman a los que ya operan en el terreno bajo el mando de López Ochoa. El resultado fue de 15.000 muertos.

En febrero de 1935 asume la jefatura de las tropas de Marruecos pero poco después se le reclama de nuevo en Madrid para convertirse en Jefe de Estado Mayor puesto que ocupará hasta que el Frente Popular gane las elecciones de febrero de 1936.

Al conocerse los resultados que daban la victoria al Frente Popular, Franco sondeó las posibilidades de declarar la ley marcial y así anular los resultados de las elecciones, vio que no contaba con los apoyos necesarios y que fracasaría cualquier intento en ese sentido. El gobierno a la mañana siguiente si que declara el estado de alarma durante 8 días, gracias a eso, Franco decreto el estado de guerra en varias regiones militares esperado apoyo político y militar que en la mayoría de los casos no obtuvo respuesta frustrándose de nuevo una intentona contra la República. El nuevo gobierno no evaluó correctamente el alcance de la amenaza y como medida destacada envió a los implicados a puestos secundarios y alejados de los círculos de poder, Franco fue enviado como comandante a Canarias. Un día antes de marchar a su puesto en Canarias Franco se reúne en el domicilio de José Delgado (corredor de bolsa) con Mola, Fanjul, Varela, Orgaz y Valentín Galarza entre otros, de esta reunión salió el nombre de quién estaría al mando del golpe: Sanjurjo.

Mientras continúan los preparativos del golpe, Franco el 23 de junio envía una carta a Casares Quiroga avisándole del descontento que existe en el ejército y ofreciéndose como mediador en el problema. Casares Quiroga no contestó a esa carta.

El 12 de julio Franco envió un telegrama a Mola:  geografía poco extensa que significaba que no se uniría al golpe. Sanjurjo ante esto dijo que con Franquito o sin Franquito el golpe seguiría.

El 13 de julio es asesinado en Madrid Calvo Sotelo. El 14 Mola recibe otro mensaje de Franco, se unirá al golpe.

El avión que debía trasladarle a Tetuán se encontraba en Gran Canaria y Franco en Tenerife. Para llegar de una isla a otra sin levantar sospechas necesitaba una buena excusa. La suerte por si sola o quizá con ayuda sirvió a Franco. El comandante de Gran Canaria, General Amado Balmes murió de un disparo permitiendo a Franco volar a Gran Canaria para el funeral. El 17 por la mañana Franco y está en Las Palmas con su familia, en la madrugada del 18 Franco es avisado del éxito de la sublevación en Ceuta, Melilla y Tetuán. Embarcó a su mujer y a su hija a Francia y él a las 14 h. parte en avión hacia Marruecos. Tras varias escalas en la mañana del día 19 aterrizó en Tetuán donde fue recibido por los rebeldes dueños ya de la situación. La emisión por radio de que el golpe había triunfado en África y que Franco estaba al lado de los rebeldes provocó que otras guarniciones peninsulares se sumaran al golpe.

Franco se puso manos a la obra en busca de los apoyos de la Alemania nazi de Hitler y la Italia fascista de Musolini.

El 20 de julio la Divina Providencia ayudó a Franco en su carrera a la Jefatura del Estado en forma de accidente aéreo, el General Sanjurjo, el hombre destinado a tomar las riendas del golpe muere al estrellarse el avión en el que viajaba y debía traerlo a España desde su exilio en Portugal.

Tras solventar el problema del transporte de tropas  a la península desde  África gracias a los aviones alemanes el golpe empezó a triunfar con los primeros enfrentamientos en la península.

El 3 de agosto Franco se incorpora a la Junta de Defensa Nacional que había creado Mola el 23 de julio y en la cual inicialmente Franco no estaba incluido. Los éxitos alcanzados ya en esa fecha le concedieron la confianza de Mola.

El 7 de agosto Franco instaló su cuartel general en Sevilla trasladándolo a Cáceres el 26 de agosto. A 80 kilómetros de Madrid tras un avance rapidísimo que habría sorprendido la capital sin preparar todavía ante los rebeldes, Franco decide desviar tropas a liberar el sitio del Alcázar de Toledo. Como propaganda para su persona fue un éxito rotundo, militarmente hablando solo fue una gran torpeza que dio tiempo a los defensores de Madrid a prepararse lo que provocó la  seguramente la larga contienda.
El 15 de agosto en un acto en Sevilla sin consultar con Mola, Franco adopta como enseña la bandera bicolor, la Junta de Defensa solo pudo ratificarlo. A finales de agosto Messerchmidt representante alemán en España tras una entrevista con Franco envió un comunicado a Alemania avisando que para mantener todo unido había que dejarlo en manos de Franco quien ya se había asegurado la lealtad de un grupo de militares para nombrarlo Jefe de Estado.

El 21 de septiembre se reúne la Junta en Salamanca convocada por Franco, sus acólitos insisten en tratar el tema del mando único, algunos incluso amenazan con abandonar la guerra si en ocho días no se nombra generalísimo (es el caso de Kindelán). Franco es nombrado generalísimo con el voto en contra de Cabanellas. La reunión se cerro con el compromiso de mantener la decisión en secreto hasta su publicación.

El 28 de septiembre en Salamanca en una nueva reunión de la Junta, Kindelán ya llevaba un borrador del decreto para nombrar a Franco generalísimo y Jefe de Gobierno hasta que terminara la guerra. La propuesta fue aceptada por todos menos por Cabanellas, Mola aunque tenía reservas, aceptó. De aquí en adelante la campaña de propaganda no cesó, alabando siempre las innumerables virtudes del general de generales. Su “cruzada” terminó el 1 de abril de 1939 y su dictadura el día en que murió, el 20 de noviembre de 1975.

 

 

 

 

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Personajes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s