Miguel Campins y Aura

Miguel Campins y Aura

Alcoy, 1880 – Sevilla 1936

Militar africanista de Infantería leal al gobierno frente a los rebeldes en julio del 36

En 1896 ingresa en el colegio preparatorio militar de Trujillo con idea de ingresar en la Academia de Infantería de Toledo a la que accede en 1898. La guerra de Cuba cambia todos los planes académicos por la necesidad de oficiales por lo que es destinado como 2º teniente en Figueras. Estudió en la Escuela Superior de Guerra y en 1911, tras cumplir destino en Barcelona y Canarias pasa a prestar servicio en África. Destaca en numerosas acciones de guerra y más tarde pasa a la Capitanía General de Melilla. Tras una etapa burocrática toma parte de nuevo en acciones de guerra. En 1915 asciende a comandante y es destinado a Alcoy, una año después a Madrid y Oviedo donde entablará amistado con el también comandante Franco. En 1921 es ascendido a Teniente Coronel pasando por Lérida y Almería antes de volver a Melilla, donde de nuevo destaca por sus actuaciones en combate. De vuelta en la península tomará parte en un Curso de Aeronáutica para Jefes de Bases Aéreas junto con el comandante Mola en Valdemoro.

Es nuevamente enviado a África y por las operaciones llevadas a cabo en esta etapa es ascendido en 1926 a coronel.

Tras el fin de la contienda, es reclamado por el Ministro de Guerra para formar parte de la Comisión Organizadora de la Academia General Militar que preside su amigo, el comandante Franco. A su llegada a Madrid es condecorado con la Legión de Honor.

Al fundarse la Academia, es nombrado Director el general Franco que en 1927 elige a Campins como Jefe de Estudios y subdirector.

Tras la disolución de la Academia en 1931 es destinado a Gerona, y en 1934 a Zaragoza. En 1936 con el triunfo del Frente Popular en las elecciones es ascendido a General de Brigada aunque sin mando hasta julio cuando se le concede la 3.ª Brigada de Infantería y es nombrado comandante militar de Granada puesto en el que está destinado el 18 de julio.

En un primer momento Campins dudó entre mantener la lealtad al gobierno o sumarse a los sublevados, esta duda no acatando las ordenes telefónicas de Queipo de Llano aunque finalmente se unió a los rebeldes, proporciona a Queipo la excusa para castigar al general: ordena radiofónicamente la destitución y arresto de Campins, arresto que realiza el propio general ordenando a su subordinado coronel Basilio León Maestre que tome el mando. Trasladado a Sevilla, el 4 de agosto, se enfrenta a un Consejo de Guerra. Es juzgado y sentenciado a muerte. Queipo, no atendió la petición de clemencia que le dirigió el general Franco para que le fuera conmutada la pena. Un año después, Queipo intercedió en favor del general Batet y Franco se vengó negando el indulto solicitado.

Fue ejecutado el 16 de agosto a las 06:30 h. en las murallas del barrio de la Macarena, frente al actual Parlamento Andaluz.

 

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Personajes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s