Domingo Batet Mestres

Domingo Batet Mestres15896-fg[1].jpg

Tarragona 1872 – Burgos 1937

Militar de carrera que alcanzó el rango de general de división del ejército de tierra y que permaneció leal al gobierno en el golpe de estado de julio del 36.

Ingresó en la academia militar en 1887. En 1895 marchó como teniente voluntario a la Guerra de Cuba, fue ascendido a capitán por méritos de guerra. En 1897 volvió a España. En 1919 fue ascendido a coronel y en 1925 es ascendido a general de brigada destinado primero en Alicante y posteriormente a Tarragona.

Fue nombrado juez en el caso conocido como Expediente Picasso, de este proceso, escribió un informe sobre los mandos españoles en Marruecos en el que Franco no salió muy bien parado.

En 1926, es detenido y procesado por complicidad en la Sanjuanada, contra el gobierno de Primo de Rivera, salió absuelto.

Al ser proclamada en 1931 la República, está destinado en Mallorca. En julio de 1931 sustituyó al general López Ochoa como capitán general de Cataluña y general en jefe de la IV División Orgánica. Se distinguió en este puesto por sus buenas prácticas y mediaciones entre las autoridades civiles y militares.

En la insurrección de la Generalitat el 6 de octubre de 1934, Lluís Companys le conminó a que se pusiera a sus órdenes. Batet cumplió con su deber y pidió instrucciones al Gobierno de la República, que le ordenó que declarase el estado de guerra. El general se vio obligado a enfrentares a los Mozos de Escuadra con el resultado de varios muertos, finalmente los insurrectos comandados por el coronel Frederic Escofet se rindieron. Gracias a la actuación de Batet el número de bajas y las consecuencias de los acontecimientos fueron las mínimas posibles. Por su participación en la restauración del orden obtuvo la Cruz Laureada de San Fernando.

En marzo de 1935 Batet fue nombrado Jefe del Cuarto Militar del Presidente de la República, Niceto Alcalá-Zamora. El 13 de junio de 1936 cesó, a petición propia, y fue designado general en jefe de la VI División Orgánica de Burgos.

El 16 de julio de 1936 enterado del ruido de sables que se estaba produciendo, se entrevistó con su subordinado, el general Mola, comandante militar de Pamplona. Allí trató de averiguar si este, estaba implicado en la conspiración, Mola le dio su palabra de no estar implicado. Llegado el momento, Batet no accedió a la petición del coronel Moreno Calderón, su jefe de Estado Mayor de ponerse al frente de la guarnición sublevada. Por ello fue detenido y condenado a muerte en consejo de guerra. Fue fusilado el 18 de febrero de 1937.

Queipo de Llano y Cabanellas intentaron salvarle la vida pero Franco no aceptó sus peticiones de clemencia, en parte por venganza hacia Queipo, que anteriormente tampoco había perdonado la vida del general Campins. como le había pedido Franco.

 

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Personajes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s