Julio Mangada Rosenörn

Julio Mangada Rosenörn

Cuba 1877 – México 1946mangada[1].jpg

Militar de tradición familiar que defendió la legalidad republicana frente al golpe de estado de julio de 1936. También es conocido por su trabajo como esperantista .

En 1896 ingresa en la Academia de Infantería de Toledo, de la que sale como teniente. Participó muy brevemente en la guerra de Cuba. En 1906 asciende a capitán, ingresa en una logia masónica liberal. En 1917, defendió a José Gualterio Ortega Muñoz, juzgado en Consejo de guerra por la huelga revolucionaria de aquel año, trabajo que es reconocido por republicanos y socialistas. En 1918 asciende a comandante. Es arrestado en varias ocasiones por sus ideas. En 1929 es asecendido a teniente coronel.

Aunque en la sublevación republicana de 1930 se encuentra al mando de la guarnición de Jaca, es absuelto de responsabilidad al encontrarse en ese momento en Madrid por el fallecimiento de su hija.

El 27 de junio de 1932 protagonizó un incidente en Carabanchel, el general de División Manuel Goded y el general Villegas, en un acto con cadetes, dan un discurso crítico con la política del Gobierno que termina con Viva España y nada más omitiendo a propósito el Viva la República que por ley estaba obligado a pronunciar. Mangada se lo reprocha, a lo que Goded le manda arrestar.

En 1935 pasa a la reserva. Se afilia a Izquierda Republicana aumentando su actividad política. Colabora con la Unión Militar Republicana Antifascista (UMRA).

Tras el golpe en julio de 1936 recluta a un grupo de milicianos destacando su actuación en el fracaso de los rebeldes en Madrid. Instaló en la Casa de Campo unos tribunales que juzgaron sumariamente a militares sublevados que con frecuencia acababan en ejecuciones.

Incorporado al Ejército Popular de la República se le pone al mando de una columna de milicianos: la Columna Mangada, con la que participa entre otras en la Batalla de Guadarrama. Tras varios éxitos en combate, se le apoda como el general del pueblo.

Sin embargo, tras varias derrotas en el frente de Talavera del Tajo (actual Talavera de la Reina) es destituido del mando directo y nombrado gobernador militar de Albacete, e inspector de la instrucción de las Brigadas Internacionales.

Con la caída de la República, marcha desde Alicante al exilio el 28 de marzo de 1939. Logrando escapar con su familia en el Stanbrook. Desembarcarán en Orán (Argelia), permaneciendo allí en un campo de prisioneros. Gracias a sus contactos como esperantista, consigue su libertad y la de su familia. Se trasladará primero a Argentina y en 1941 a Méjico donde residirá hasta su muerte.

En 2011, el Ministerio de Cultura recibió de un descendiente de exiliados españoles, una importante colección de objetos personales, fotografías y documentación familiar del coronel Mangada para el Centro Documental de la Memoria Histórica en Salamanca.

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Personajes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s