Plan P

El Plan P fue una operación militar ideada por el general Vicente Rojo para atacar la zona rebelde en Cáceres y Badajoz hasta alcanzar la frontera con Portugal, se trataba de dividir en dos el territorio en manos de los rebeldes.

Se intentó en tres ocasiones. La primera de ellas entre los meses de abril y mayo de 1937; se emplearía una fuerza de 100.000 hombres con alta moral tras la batalla de Guadalajara. Los rebeldes, que no esperaban una ofensiva por esa región tenían pocos efectivos para hacerles frente de forma inmediata por lo que las expectativas eran muy altas, tanto en el plano militar como en el político. El Plan se fue retrasando debido a la necesidad imperiosa de fuerzas en sectores vulnerables y a discrepancias internas entre los comunistas y el gobierno de Largo Caballero, el cálculo político de los primeros, terminó por arruinar las posibilidades de éxito. Finalmente el 25 de agosto el primer Plan P se abortó definitivamente.

Se pensó en un segundo intento entre octubre de 1937 y febrero de 1938. Ante la caída del frente norte se hacía necesario para la Republica tomar alguna iniciativa, el general Vicente Rojo planeó una ofensiva en la zona de Extremadura como una reedición del Plan P, al liberar los rebeldes tropas del norte y haberse hecho con las industrias vasca y asturiana, se temían nuevas ofensivas sobre Madrid. Nuevamente se pensó contar con un ejército de maniobra de 100.000 hombres, el ataque se planeó para el 8 de noviembre. Sin embargo el 1 de noviembre el plan fue rechazado por el Consejo de Guerra dirigido por el ministro de Defensa, Indalecio Prieto. El Consejo alegó que para la ofensiva habría de debilitar otros frentes, prefiriéndose esperar el ataque enemigo con todos los frentes bien fortalecidos.

Rojo siguió insistiendo y el 10 de diciembre replanteó la ofensiva, nuevamente el gobierno de Negrín desautorizó la idea, y los socialistas negrinistas, junto con el PCE, apoyaron la idea de lanzar un ataque en Aragón, los combates resultantes reclamaron gran cantidad de tropas impidiendo cualquier ofensiva en otros puntos del frente, el desastre en la Ofensiva de Aragón terminó por destrozar las mejores tropas del Ejército Republicano con las cuales Rojo contaba para el Plan P.

Por último, en enero de 1939, se lanzó una pequeña ofensiva basada en el Plan P original para distraer parte del ataque rebelde en la Ofensiva de Cataluña. El ataque fue inesperado, y las tropas republicanas consiguieron avanzar desde Hinojosa del Duque y Pozoblanco hasta arrebatar gran cantidad de territorio a los sublevados en el sector de Peñarroya y de Valsequillo, al norte de la Provincia de Córdoba, ataque al cual se dio el nombre de Batalla de Valsequillo.

El ataque se inició el 5 de enero de 1939 pero se vio detenido, las noticias recibidas sobre la caída de Barcelona y el fin de la ofensiva catalana terminaron por decidir a los mandos republicanos a detener el ataque y retirarse en los primeros días de febrero, considerando inútil el sacrificio de más hombres y material. Pese a que el balance favorable a los republicanos de la Batalla de Valsequillo, la victoria no tuvo ya ninguna utilidad, la guerra ya estaba perdida.

Minientrada | Esta entrada fue publicada en Episodios destacados y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s